Todos son culpables de la debacle de los Mets

Todos son culpables en la debacle de los MetsNUEVA YORK/AP
— ¿Se merece Willie Randolph ser el primer piloto en perder su empleo esta temporada?
En estos momentos, la respuesta debe hacerse con un sorono sí. Sea justo o no, Randolph es el culpable inmediato por el mediocre récord de sus Mets de Nueva York (23-26), en los papeles el equipo más talentoso de su división y dueños de la nómina más onerosa de la Liga Nacional.
El letargo en el cual se han sumido los Mets no debe ser atribuido simplemente a la personalidad estoica de Randolph. La culpa se puede repartir por partes iguales a varias adquisiciones cuestionables del gerente Omar Minaya y una tropa de jugadores que ha rendido muy por debajo de lo habitual.
En las Grandes Ligas, sin embargo, la soga siempre se rompe con el manager y este es el caso irremediable en el que se encuentra inmerso Randolph, quien recién en 2006 había tenido al equipo a ley de una victoria de avanzar a la Serie Mundial.
El lunes, medio mundo daba por descontado que iba a ser cesado, pero los directivos del club lo ratificaron en el puesto.
Bien se puede argumentar que el voto de confianza que recibió fue bastante tímido, y no se descarta que le muestren la carta de despido si el rumbo del equipo no cambia pronto.
Aunque Minaya declaró que Randolph no se encuentra en un “limbo”, el propio manager admitió que “nadie me dijo” que tenía el trabajo garantizado hasta el final de temporada.
Sus Mets siguen perdiendo, con 10 derrotas en sus últimos 14 juegos, y los cánticos pidiendo la cabeza de Randolph ya empezaron a escucharse en el Shea Stadium.
El que se encuentren a seis juegos y medio de los Marlins de la Florida, los punteros en el Este de la Nacional, puede calificarse de injustificable.
También de insólito, si se considera que mantener la nómina de los Mets cuesta casi 140 millones de dólares, una diferencia abismal con respecto a la de los Marlins, que apenas ronda los 20.
De ilógico, si se toma en cuenta que este fue el equipo que contrató a Johan Santana contra viento y marea. El mismo equipo del cual Minaya pregona tener “pasta de campeón”.
Los Mets parecen aún sumidos en la vorágine negativa que en el último mes de la temporada pasada le costó el banderín de la división, al dilapidar una ventaja de siete partidos con 17 por jugar.
“Somos nosotros lo que salimos a jugar, no él”, afirmó el primera base Carlos Delgado, esgrimiendo la tradicional respuesta de los peloteros cuando sus pilotos se tambalean en la cuerda floga. “Tenemos que hacerlo mejor. Creo que necesitamos ser responsables y mejorar”.
El puertorriqueño Delgado tiene razón y de hecho él mismo se puede mirar en el espejo como uno de los varios jugadores de los Mets que este año han aportado una producción por debajo de su niveles habituales. Su promedio de slugging es sólo de .387, una cifra raquítica al considerar que lo normal en su trayectoria en las mayores ha sido sobre los .500.
José Reyes, el estelar torpedero dominicano, es otro con una buena cuota de responsabilidad, convertido en la sombra del jugador bujía.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: